Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de enero, 2009

Tragedia

Con trágica puntualidad
cientos de muertos otra vez,
es la nueva barbaridad
del terrorismo sin frontera.

En su gran estupidez
que quiere matar entera
a toda la humanidad.

Esta vez además
de los muertos
nuestros hermanos,
tenemos que lamentar
en las urnas enterarnos
de nuestro fracaso escolar.

Casualidad que ocurriera
en día tan propicio
para que así se pudiera
lo que ya estuviera
preparado desde el inicio.

Ante tan doble fatalidad
la de los muertos y la del comicio
cabe resignación en esto
demostrar lealtad
y por los muertos rezar presto
Don José Luis tuvo suerte.

A costa de la gran tragedia
y del rondar de la muerte,
se llevó de los votos la media.

Nos cabe resignación
y esperar pacientemente
lo que tenemos en mente
es nuestra condición.

Cuatro años no son nada
y Dios mediante podremos
restablecer la normalidad
y en muy buena hermandad
el favor del pueblo tendremos.

Que nos perdonen las víctimas
de este espantoso suceso
por creer que su sacrificio
fue la causa de nuestro receso.
A no valernos del maleficio
Dis…

Elogio a Gustavo Adolfo Bécquer

Poeta invitado: El Niño de la Puebla

Sírvanse sus mercedes
Leer a continuación
Estos preciosos versos
Que a seguido veredes

Y háganlo con ilusión
Porque les quiero conversos
En afamados rapsodas,
Que sin tonos adversos

Y demostrando pasión
Den a su hermosa lectura
Y no menor coyuntura
Una gran emoción (“El Niño de la Puebla”)

Del salón en el ángulo oscuro,
De su dueño tal vez olvidada,
Silenciosa cubierta de polvo
Veíase el arpa.
¡Cuanta nota dormía en sus cuerdas,
Como el pájaro duerme en las ramas
Esperando la mano de nieve
Que sabe arrancarla!
¡Ay, pensé! ¡cuántas veces el genio
Así duerme en el fondo del alma,
Y una vez, como Lázaro, espera
Que le diga: “¡Levántate y anda!”
(“Gustavo Adolfo Bécquer”)















La Carretera

Poeta Invitado: El Niño de la Puebla

La carreteraEl sino del camino moderno Que llamamos autopista No es sino la antesala De una larga y trágicalista De viajeros hacia el eterno De la semana la noticia mala El terrible y trágico accidente Tras una curva traicionera Es el que produce inconsciente Quien desoyendo los consejos Del buen conductor prudente No le asisten los reflejos Aunque el buen conductor quisiera Dar consejos a un amigo Nada bueno consiguiera De no tener siempre consigo Argumentos que pudiera Esgrimir de gran testigo Leyes y más leyes se decretan Uno y otro día se publican En materia de circulación Para disminuir la siniestralidad Pero al conductor de duro corazón De nada le sirven en, realidad “El niño de la Puebla”

El día que yo nací

Poeta invitado:
El Niño de la Puebla


Me preguntas ¿Quien eres?
Como si yo estuviera
Oculto entre los seres
Y saber no se pudiera.

“ El Niño de la Puebla” soy
Que en un, ya lejano día,
Y con no poca osadía,
Dije con júbilo aquí estoy.

Sumando años día a día
Hasta los que tengo hoy,
Decenas nueve resulta
Si la memoria me es leal.

Al vecindario se consulta
Sobre su problema real,
Para que decidan si quieren
Ser y en Castilla estar.

A los que de fuera vinieren
Se les hará bien notar,
Que los de mi pueblo prefieren
Con los vascos no estar.

Lo que rodea el condado
Donde mi pueblo está
Es lo que se ha acordado
Que no ha sido, es, ni será

Ajeno país vascongado,
Y que nunca tolerará
Injerencias euscaldunas
En lo que castellano será.

Con todo lo expuesto resulta:
Nací en La Puebla un día y por eso
Lucho como un poseso
Para ganar la consulta

Coincidiendo con la fecha
En La Puebla, de mi nacimiento,
En Roma, otro gran evento,
A vuelo las campanas echa

Y ese evento es, que el Rey
Con la vida lazos estrecha
Y cumpliendo c…